lunes, 16 de marzo de 2015

UNA RADRIOGRAFÍA CON TORNILLOS

Hace ya unos días que en el cole hemos empezado a descubrir nuestro cuerpo. 
¡¡POR DENTRO!!

Estamos averiguando un montón de cosas, pero los chicos y chicas de la clase de los cangrejos queríamos contar a toooooodo el mundo lo que nos pasó nada más empezar con este proyecto.

Todos llevamos cosas a la clase: puzzles, dibujos, muñecos, posters y muchas radiografías. Empezamos a jugar, a ver los dibujos hasta que llegamos a las radiografías... esas cosas negras donde se ven los huesos.  Los huesos... y alguna cosa más, porque descubrimos que en una de ellas aparecían unos tornillos.





¿Tornillos en los huesos? ¿Vosotros tenéis tornillos en algún hueso? ¿Y qué hueso es ese que vemos en la radiografía?

¡¡Menudo lío estábamos hechos!!

Lizer trajo la radiografía, nos explicó que era la espalda de su mamá, y sí, ella tenía tornillos en la espalda. Descubrimos que ese hueso donde estaban los tornillos se llama LA COLUMNA VERTEBRAL pero seguíamos sin tener muy claro si todas las personas tienen tornillos en sus huesos. Algunos dijimos que sí, otros que sólo los adultos, así que fuimos a visitar a otras clases a ver si los niños y las profes tenían tornillos. La verdad es que nos gustó mucho visitar a nuestros amigos y aunque las maestras nos decían que ellas no tenían tornillos nos seguía pareciendo mentira, si la mamá de Lizer tenia tornillos, nosotros también. 

Con todo este follón no sabíamos como resolver todas nuestras preguntas e invitamos a la mamá de Lizer para que viniera a contarnos todo sobre su espalda, sus tornillos y su radiografía.


¡¡LLEGO EL DÍA!! ¡¡YA ERA VIERNES Y VENÍA ANA!! 

Teníamos tantas ganas de que nos contara todo, de hacerle preguntas y de saber si nosotros también teníamos tornillos o no.

Ana nos explicó como era una columna vertebral. Los cuadraditos que veíamos en la radiografía se llamaban vértebras y son los huesos que forman la columna. Hay muchas y tienen números. Entre las vértebras hay unas almohadillas que se llaman discos, sirven para que las vértebras no se rocen.

Esto era un poco difícil de entender pero Ana nos trajo una maqueta de su espalda hecha con una... ¡¡¡HUEVERA!!! y así lo entendimos enseguida.


¿Pero y porqué tienes tornillos? Un día estaba patinando y se pegó un culetazo muy grande... y uno de esos discos que protegen las vertebras se rompió. Así que sus vértebras chocaban una con otra y tuvo que ir al médico. En el hospital le dijeron que no se preocupara que se lo iban a arreglar en un periquete. Y así fue, el médico le puso una placa con cuatro tornillos para sujetar las vértebras y que nunca más le volvieran a rozar una con otra.

Nos enseñó su cicatriz y nos explicó con la maqueta de la huevera como le pusieron los tornillos. Ahora sí teníamos claro que no todos los adultos tienen tornillos en la espalda, pero... ¿Y los tienes que llevar siempre? Sí, Ana lleva esos tornillos siempre, pero no pasa nada, solo que a veces pita en los aeropuertos. No sabemos muy bien porque, pero eso lo investigaremos otro día.


Ahora sabemos lo que es la columna vertebral, como esta formada y porque en esa radiografía había tornillos. Una vez terminada la explicación nos pusimos a dibujar que era lo que más nos había gustado de esta historia. También vimos como se escribía la palabra Columna Vertebral. ¡¡Es muy difícil!!


Os enseñamos algunos de nuestros dibujos.












2 comentarios:

  1. Jajajaja! Como me gusta!! Muchas gracias Lara! Gracias por enseñarles tantas cosas y gracias por dejarme compartirlo con vosotros! Un placer

    ResponderEliminar
  2. Qué forma más bonita de aprender, contando historietas como hacían nuestras abuelas!
    Gracias Ana por tu clase magistral, sé de buena tinta que a los niños les dejaste sorprendidos...

    ResponderEliminar